Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar tu navegación con fines estadísticos y de personalización. Haz clic en configurar cookies para personalizar las cookies o en Aceptar para acapetar todas las cookies.
Configurar cookies    ACEPTAR
BLOG
El SIL al día
‹ LISTADO DE ARTÍCULOS
04 de marzo de 2019
La logística y el reto de la intermodalidad

Uno de los principales retos de la logística española pasa por alcanzar una intermodalidad real. Las empresas del sector, cada vez más, tienden a combinar varias modalidades de transporte con el fin de ahorrar costes y tiempo durante el proceso de traslado de las mercancías. En este contexto, la intermodalidad, basada en las combinaciones marítimo-carreteras y ferrocarril-marítimo, está adquiriendo una creciente importancia logístico.

El transporte intermodal es la articulación entre diferentes modos de transporte utilizando una única medida de carga (generalmente contenedores) a fin de realizar más rápida y eficazmente las operaciones de trasbordo de materiales y mercancías.       

La intermodalidad permite la disminución de costes de toda la cadena de suministro, además de proporcionar ventajas medioambientales. La Unión Europea lo impulsa desde hace tiempo a través de programas, como la red transeuropea de transportes (RTE-T) o Marco Polo, para cumplir así, con sus objetivos económicos y medioambientales. Y es que el transporte intermodal permite disminuir la congestión de en las carreteras y en consecuencia, las emisiones de CO2. Además de su carácter sostenible, también ofrece muchas ventajas en términos de servicio, seguridad, coste y tiempo.

Una de las principales claves del transporte intermodal es que permite combinar diferentes regímenes de carga completa y grupaje, de manera que ofrece mayor cantidad de combinaciones posibles. El grupaje tiene una gran cantidad de ventajas para los clientes, pues reduce costes y aporta agilidad y eficiencia. También se minimizan las posibilidades de daños, pérdidas o robos. En otras palabras, se evita la ruptura de carga.

Otra característica relevante del transporte intermodal es la mayor coordinación entre los diferentes medios de transporte, traduciéndose en mejores costes en la cadena de transporte y logística internacional. Y esto influye en gran medida en el precio de venta al cliente final.

Pueden destacarse también otros factores como la capacidad de transportar gran volumen de carga en largas distancias, así como la posibilidad de llevar a cabo el transporte marítimo o ferroviario durante los fines de semana, vacaciones o noches.

Se trataría de una reorientación estratégica de los actuales operadores de transporte unimodal en la que el objetivo pasaría a ser la cadena de transporte y el camión ocuparía los eslabones de recogida y entrega.

En la actualidad, España cuenta con centros de transporte por carretera, estaciones ferroviarias, puertos conectados por ferrocarril, puertos secos, zonas de actividades logísticas vinculadas a puertos cercanos y terminales intermodales privadas. Sin embargo, pero la realidad es que no existen como tal grandes hubs logísticos intermodales que satisfagan de manera eficiente, integral y sostenible las necesidades actuales de transporte..

¿Qué impide que pueda implementarse un sistema de transporte intermodal realmente competitivo y eficaz?

Uno de los problemas radica en las diferencias de regulación y costes entre los distintos modos de transporte. En este sentido, uno de los aspectos básicos para convertir el transporte intermodal en una alternativa real al transporte unimodal por carretera es reducir los costes de fricción -es decir los transbordos de carga- al cambiar de modo. Éstos pueden representar entre un 25% y un 40% del gasto total del transporte ferroviario. Hasta ahora no se han logrado hacer competitivas las terminales donde se producen los intercambios de contenedores.

Los sobrecostes generados en la ineficiencia en las operaciones de transporte intermodal pueden traducirse en precios más elevados, más demoras y menos fiabilidad en los plazos, menos disponibilidad de servicios de calidad, limitaciones de tipo de mercancías, más riesgos de desperfectos, procesos administrativos más complejos.

Por otro lado, es necesario eliminar las barreras burocráticas y las trabas administrativas.

Cabe destacar el creciente compromiso de las administraciones, que están apostando por nuevas plataformas que faciliten la intermodalidad, pero es necesario avanzar todavía más.

La logística y el reto de la intermodalidad
Del 1 al 3 de junio de 2021
Recinto de Montjuic - Plaza España de Fira de Barcelona
SIL2021
Consorci ZF Internacional SAU
Tel.: +34 93 263 81 50
Fax.: +34 93 263 81 28
Email.: sil@zfbarcelona.es
El SIL2021 está organizado por:
El Consorci
www.silbcn.com © SIL, todos los derechos reservados. Aviso legal